Sífilis

La sífilis es una infección que se adquiere a través de la penetración anal, vaginal y sexo oral, e incluso por el contacto de la piel con alguna lesión. También se puede transmitir por vía perinatal, es decir, de una persona gestante al producto durante el embarazo o el parto. Si no se trata de manera adecuada, al cabo de los años la infección por sífilis puede desencadenar graves trastornos psiquiátricos, de movilidad, de afección ocular y de corazón. 

Se puede detectar a través de pruebas de laboratorio o a través de pruebas rápidas que se hacen con tan sólo una gota de sangre, similares a las pruebas de embarazo. Su tratamiento consiste básicamente en antibióticos, pero es necesario contar con un diagnóstico y seguimiento adecuado hecho por personal médico.

Entre los primeros síntomas destaca una pequeña llaga que puede aparecer en la zona genital o anal. Posteriormente puede aparecer salpullido y manchas en la piel, úlceras, inflamación de los ganglios de la pelvis, fiebre y malestar, dependiendo de cuánto tiempo haya pasado desde la transmisión. En muchas ocasiones, la sífilis no provoca ningún síntoma o en ocasiones, los síntomas desaparecen pero la infección persiste, por lo cual algunas personas no reciben tratamiento pensando que ya se curaron.

[ohio_heading subtitle_type_layout=»bottom_subtitle» module_type_layout=»on_left» heading_type=»h4″ divider_visible=»1″ title=»VGUlMjByZWNvbWVuZGFtb3MlM0E=» title_typo=»null» subtitle_typo=»{«font_size«:««,«line_height«:««,«letter_spacing«:««,«color«:««,«weight«:«inherit«,«style«:«inherit«,«use_custom_font«:false}»]