Reduciendo el riesgo

Las personas que se inyectan drogas (PID) tienen el riesgo de adquirir VIH a través del uso compartido de jeringas o agujas. El uso de material nuevo y el hecho de que no se comparta,  es fundamental para prevenir las infecciones virales en esta población, particularmente VIH y VHC. De la misma forma es importante que las PID tengan condones disponibles para prevenir también la transmisión sexual del virus. 

Recordemos que el consumo de drogas no está prohibido en México, por lo que resulta fundamental que no se trate a las personas que usan drogas como criminales. La dispensa  de jeringas nuevas es una práctica recomendada a nivel internacional a nivel mundial a la que deben tener derecho aquellas personas que decidan consumir sustancias de forma inyectable.   

La inyección de heroína, cristal-meth y otras sustancias no implica riesgos de transmisión de VIH siempre y cuando  tampoco se compartan jeringas o agujas. Sin embargo, ambas sustancias son sumamente adictivas y pueden provocar que quienes las usan presten menos atención a este y otros cuidados de la salud.

[ohio_heading subtitle_type_layout=»bottom_subtitle» module_type_layout=»on_left» heading_type=»h4″ divider_visible=»1″ title=»VGUlMjByZWNvbWVuZGFtb3MlM0E=» title_typo=»null» subtitle_typo=»{«font_size«:««,«line_height«:««,«letter_spacing«:««,«color«:««,«weight«:«inherit«,«style«:«inherit«,«use_custom_font«:false}»]